• La enseñanza religiosa vuelve a la palestra política tras la propuesta del PSOE de suprimirla tanto en los colegios públicos, como concertados y privados
MIREN LANDETA - 27/10/2015 a las 12:31:19h. - Act. a las 12:31:19h.Guardado en: Cádiz Provincia

Es difícil entender la sociedad actual sin conocer su historia y, queramos o no, la de Occidente reposa sobre los cimientos de la religión. Por eso, resulta llamativo que se quiera olvidar esta competencia en la educación de los jóvenes. En la provincia de Cádiz, la enseñanza religiosa es la opción mayoritaria, escogida por casi ocho de cada diez alumnos, más de doce puntos por encima del porcentaje nacional, según datos presentados en la reciente Asamblea de los Obispos del Sur.

 

«Son los padres los que tienen el derecho de elegir la formación religiosa en concordancia con convicciones. Religión no es catequesis porque ésta sí implica una experiencia de fe como persona creyente de una comunidad», indica el profesor de religión Valero Crespo. Lleva más de treinta años dedicándose a la enseñanza en la provincia y es autor de numerosos textos para la editorial Anaya.

Retirar la asignatura obliga a reformar la Constitución ya que está amparada por el artículo 27

«Los socialistas han intentado minar las clases de religión», afirma Crespo en referencia a que la alternativa a esta asignatura no ha sido tal en algunos centros que han permitido que esas horas se empleen para hacer deberes, estudiar otras materias o simplemente no acudir a clase, y en consecuencia se ha producido un «agravio comparativo». Así mismo recuerda que según elAcuerdo Iglesia-Estado firmado en 1979, –y que tiene rango internacional– la enseñanza de la religión católica tiene condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales. Además, retirar la asignatura obliga a reformar la Constitución Española ya que está amparada por el artículo 27 que recoge: «Los poderes públicos deben garantizar el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo a sus propias convicciones». 

Sin embargo, este curso ya se han producido los primeros recortes porque los centros escolares han empezado a implantar módulos de 45 minutos a la semana para esta asignatura cuando hasta la fecha, el horario lectivo era de 90 minutos. Los profesores de Religión, dependientes del Ministerio de Educación pero prestando servicios en los centros públicos de la Junta, ya están sufriendo una merma en sus salarios que llegan en ocasiones a reducirse a la mitad porque estos docentes cobran por horas de carga lectiva. En algunos casos, «hay centros en los que la responsabilidad de esta decisión queda en manos de los claustros de profesores». Entre Primaria y Secundaria, en la provincia de Cádiz hay un total de 383 profesores de Religión. De los que 225 pertenecen a la diócesis de Cádiz y 158 a la de Asidonia-Jerez.

Pablo Chaves, representante del sindicato de Profesores de Religión APPRECE, reconoce que hay aspectos en los que no están igualados a los compañeros de otras asignaturas. «Es un sentimiento doloroso porque cada vez que los socialistas quieren demostrar el concepto de laicismo regresa la polémica», explica. Lleva más de 21 años dando clase y reivindica la Religión como parte fundamental de la formación. «No se puede jugar con las personas. Además, hay familias ligadas a esta asignatura y a nosotros se nos exige la misma titulación y preparación que a los docentes de otras materias. También tenemos que presentar la programación y las unidades didácticas y, sin embargo, siempre estamos cuestionados. Es lamentable ver cómo se minusvalora tu trabajo». En el centro donde imparte clase Chaves el 90% del alumnado opta por la asignatura de Religión.

Debate innecesario

Sofía Rodríguez no es docente pero es madre. Ella se pregunta sobre la necesidad de remover una cuestión que no genera un debate agrio en la sociedad. La prioridad de las familias es el trabajo, poner coto a la corrupción y a los «mangantes que se llevan cantidades vergonzosas de dinero». Cree que es positivo que se oferte la asignatura porque «es de libre elección para los alumnos» ya que sólo la cursan quienes lo desean.

Sin embargo, según la propuesta del grupo socialista, la Religión saldría del currículum de todos los centros tanto públicos, como concertados y privados. El espejo en el que España se miraría sería el de Francia, el único país de la Unión Europea que imparte estas clases en horario extra escolar. Esto genera desazón entre los docentes, porque más allá de la vertiente legal, no se explican como se puede dejar aparcado el aspecto cultural. La Religión responde al sentido de la existencia, ayuda a conocer los por qué del mundo en que vivimos ya que ha influido en los códigos de conducta individual y colectiva del ser humano. Esta comprensión permite entender el devenir de la Historia y de la cultura la que nos desarrollamos y no es posible una enseñanza completa que ignore la dimensión trascendente de las personas. Se plantea también la posibilidad de que las familias que no dispongas de medios económicos para pagar las clases fuera de la escuela queden discriminadas.

«Se trata de un intento de idiotizar a los alumnos dejándolos sin herramientas para tener un pensamiento crítico», sentencia Crespo.

Autor: Miren Landeta

Medio: La voz Digital / Cádiz

Fecha 27/10/2015

Enlace: http://www.lavozdigital.es/provincia/lvdi-asignatura-religion-derecho-padres-no-privilegio-201510270537_noticia.html