Una vez más, la clase de religión vuelve a convertirse en excusa de trifulcas partidarias. Con la clase de religión ocurre igual que con aquel timbre que provocaba la secreción de saliva en el perro de Paulov: basta mencionarla para que, por un impulso reflejo, a sus detractores se les llene la boca de invocaciones a la Constitución.

Luis Santamaría del Rio. El escritor Juan Manuel de Prada ha sido el encargado de pronunciar la conferencia de clausura del III Congreso Regional sobre la Enseñanza de Religión en la Escuela, que se ha celebrado en Zamora. Ante el auditorio ha explicado sus propuestas sobre cómo debe ser “una clase de religión para el siglo XXI”.