Imprimir 

Radio Exterior

19/11/2013

 

-- Saludos y una breve palabra de autopresentación de los dos invitados.

-- Explicadnos también, Pablo y José Miguel, desde cuándo, por qué, cómo, dónde sois profesores de Religión.

Tengo 30 años. Nací en una familia cristiana y soy el cuarto de seis hermanos. Estoy casado con Noemí y tengo un hijo de 9 meses llamado Josué. Estudié en el CES Don Bosco Magisterio Educación Física y a la vez obtuve la titulación de Religión y Moral Católica. No sabía que esta última iba a ser mi verdadera vocación. Cuando terminé la carrera fui a la DDE de Getafe para ofrecerme como maestro de Religión, y cuál fue mi sorpresa que a las pocas semanas me llamaron para hacer una sustitución. De esto hace ya ocho años. Pero donde aprendí a ser maestro fue en el Colegio Las Artes de Pinto, donde sigo trabajando actualmente.

-- Pablo, la clase de Religión suele ser objeto de continuas polémicas políticas. ¿Por qué y qué hay que hacer para que deje de haber polémica?

La polémica normalmente viene desde el desconocimiento de lo que se hace en la clase de Religión Católica. Hay gente que piensa que es catequesis, que abrimos el catecismo y nos lo aprendemos de memoria o que rezamos el Rosario antes de empezar. La Clase de Religión es una asignatura más con sus objetivos y sus contenidos. No valoramos la fe de los alumnos sino su esfuerzo, sus conocimientos, su participación, como en las demás asignaturas. La polémica desaparece cuando ven que el profesor de Religión es un profesional más, que colabora en el centro, hace sus programaciones y se preocupa como cualquiera de toda la comunidad educativa de su centro.

-- José Miguel, ¿cuáles son las “asignaturas pendientes” (valga la expresión) de la clase de Religión en la actual legislación española?

-- ¿Y qué va a hacer, Pablo, la LOMCE con la clase de Religión?

En las etapas de Educación Obligatoria, Primaria y Secundaria, la clase de Religión tendrá una alternativa real evaluable. Esto me parece correcto pero sin embargo no aparece como asignatura en la Etapa de Infantil ni está obligada a ofertarse en Bachillerato. Esto no garantiza la asignatura de Religión en dichas etapas, mientras que en otras leyes si se hacía. La LOMCE empeora la clase de Religión en este aspecto.

-- José Miguel, ¿son satisfactorias estas soluciones de la LOMCE a la clase de Religión? ¿Qué le falta?

-- Pablo, ¿qué es la  I Olimpiada de la  Religión?

Es una iniciativa en la que pretendemos que los alumnos disfruten poniendo en práctica todo lo aprendido en el aula a través de pruebas y así demostrar que estos contenidos son importantes en su formación.

-- José Miguel, ¿y qué es Universidad 2015 Asociación para la Formación? ¿Quién está detrás?

-- Pablo, ¿qué apoyos habéis recibido de la Iglesia?

La Olimpiada cuenta con el apoyo de los tres Delegados Diocesanos de Enseñanza de Madrid (P. Avelino Revilla), Getafe (D. Javier Segura) y Alcalá de Henares (P. Francisco José Rupérez). De hecho, si nosotros estamos aquí es por el apoyo de nuestro delegado diocesano.

-- José Miguel, ¿por qué nace esta iniciativa?

-- Pablo, ¿quiénes promueven la Olimpiada de la Religión?

Pues como le he comentado antes, las DDE de la Archidiócesis de Madrid, son las que envían toda la información a los profesores de Religión y les animan a participar. También algunos medios de comunicación y federaciones de centros concertados y privados que les invitan a apuntarse ya a este acontecimiento tan especial para todos.

-- José Miguel, ¿quién apoyan, de un modo u otro, la idea?

-- Pablo, ¿quiénes son los destinatarios?

Cualquier centro Público, Concertado o Privado puede participar. El único requisito para participar es que sean alumnos de Religión Católica de los cursos entre 5º de Primaria y Bachillerato.

-- José Miguel, ¿cómo se puede participar en ella?

-- Pablo, ¿cuáles son las fases de la Olimpiada de la Religión?

Consta de tres fases: la fase previa, la intermedia o individual y por último la final o por equipos.

-- José Miguel, una palabra sobre la fase previa en la que nos hallamos.

-- Pablo, háblanos de la fase intermedia.

Una vez seleccionados los alumnos de cada centro por categorías, participarán en la Olimpiada de forma individual. Realizarán unos cuestionarios tipo test y ganarán aquellos que hayan obtenido una mayor puntuación.

-- José Miguel, ¿y la fase final?

--  ¿Cuáles serán los contenidos de las preguntas, Pablo?

Tenemos cuatro temáticas:

- Historia de la Biblia (Historias del A.T. y N.T., libros de la Biblia y citas)

- Historia de la Iglesia (Vidas de santos, liturgia, ornamentos y oraciones).

- Historia de las Religiones (Monotesitas, politesitas, el hecho religioso y corrientes filosóficas)

- Cultura (Arte, ciencia, literatura, tradiciones, etc)

--  ¿Y la puntuación, José Miguel?

-- Hablemos también de los premios, Pablo.

Ya saben que no es lo más importante, el hecho de representar a su centro y a sus compañeros es el mejor premio. Pero también debemos valorar los méritos, por eso se premiará a aquellos que hayan conseguido mejores calificaciones en la fase individual y después a los centros que ganen en la fase de equipos. De momento es una sorpresa, pero hay premios tecnológicos, libros, cds, etc.

-- José Miguel, ¿cómo está siendo acogida la iniciativa?

-- Pablo, ¿cuáles son las fuentes de financiación de la Olimpiada?

Pues todo empezó desde 0. Bueno mejor dicho desde menos de 0, porque las primeras fotocopias y los primeros trabajos se hicieron con la financiación de un miembro del comité. Pero una vez puesto todo en marcha, se empezaron a buscar patrocinadores. Poco a poco estas entidades nos proporcionan lo necesario para que esta I Olimpiada de Religión sea un éxito.

--  José Miguel, ¿en qué medida interesa y habría de interesar este proyecto a los centros educativos y a los alumnos?

-- Pablo, ¿y a los padres de los alumnos: cómo implicarlos más, qué papel habrían de jugar en la Olimpiada?

Pues lo primero, motivar a sus hijos a aprender más cultura religiosa. Siempre les digo que la Religión no está limitada a la clase: en el cine, la literatura, en los juegos, en el arte, en una conversación podemos descubrir nuevos conocimientos. Por eso, la motivación y el apoyo ante cualquier resultado que obtengan es muy importante.

-- José Miguel, ¿cómo pensáis que esta idea va a ayudar y a fomentar la clase de Religión?

-- Pablo, ¿por qué la clase de Religión  ha de ser una asignatura escolar más importante de lo que en la práctica es?

Otra cosa que digo a mis alumnos es que en Religión aprendemos de todo: Mate, Lengua, Cono, Ed. Física, Música, Plástica e incluso Inglés (aunque parezca mentira). Siempre tiene ese título de asignatura María, pero como he dicho antes, el profesor de Religión es el único que puede hacer que cambie esto. Un profesor que se preocupa por sus alumnos, que es dinámico, que se actualiza, que se forma, que colabora, que vive la Religión, hará que esa asignatura sea considerada una más por toda la comunidad educativa.

 

-- José Miguel, ¿en qué medida la clase de Religión no es catequesis y en qué medida se complementa con ella?